Qué cosas evitar al comenzar a sacar fotos con modo manual

Si eres un aficionado a la fotografía o si recién estás comenzando a practicarla de forma profesional entonces sabrás que, en muchas ocasiones, los fotógrafos que buscan excelencia en la calidad de sus imágenes y poder controlar cada cuestión de los disparos de cámara suelen trabajar utilizando el modo manual. Si eres novato los errores al comenzar con estas prácticas son frecuentes, por lo que tenerlos presentes y saber qué tipo de cosas debemos evitar para que nuestras fotos salgan bien es una excelente manera de prevenir estos fallos.

Empezar a sacar fotos de modo manual

Si eres nuevo en el arte de la fotografía y quieres comenzar a hacer tus primeras incursiones en el modo manual debes saber que para poder hacerlo correctamente es fundamental contar con una cierta base de fotografía, ya que de lo contrario será algo sumamente complicado para quien no comprende del todo bien como funciona su cámara. Si estás queriendo dar el salto al modo manual, tenemos algunos errores frecuentes que te queremos comentar para que los evites y obtengas imágenes excelentes sin complicaciones.

Problemas con la medición de la luz

Una de las claves para que las tomas en modo manual salgan bien es saber medir correctamente la luz del ambiente y ajustar la cámara en consecuencia. Exponer de la manera adecuada es algo que se aprende sobre todo con la práctica, y el error típico de los principiantes suele radicar en utilizar constantemente el “matricial mode” que viene por defecto en la mayoría de los equipos. Si bien esta última puede funcionar bien, no lo hace en todos los casos, y saber medir bien la luz en cada ocasión significará una enorme diferencia en tus fotos.

Utilizar la velocidad incorrecta

La velocidad de obturación es una de las bases para sacar buenas fotos en modo manual, y si la configuramos demasiado lenta es probable que obtengamos todas nuestras imágenes borrosas y con pésima calidad y nitidez. Cuanto más rápida o más corta sea la brecha de tiempo en la que el obturador permanece abierto, menor será la chance de que nuestras fotos salgan movidas. Si aprendes a manejar la velocidad de obturación, te aseguras imágenes nítidas.

Trabajar siempre con el mismo ajuste

Un error bastante común y frecuente en los novatos de la fotografía es ajustar la cámara para determinadas circunstancias y luego olvidarse de quitar dichos ajustes. Cada escenario y cada situación que deseemos fotografiar deberá ir con ajustes específicos que lo complementen como la compensación de exposición, el ISO y el modo de medición de la luz, y esto debe programarse manualmente cada vez que vayamos a hacer una sesión para asegurarnos de que está todo como debe estar para obtener buenas fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *